Dios no podía estar en todas partes y por eso creó a las madres.

» Daphne Wilder (Diane Keaton), en ¡Porque lo digo yo! (Because I Said So, 2007)

Obviamente Dios sí puede estar (y, de hecho está) en todas partes.

Que quien concluya lo contrario sea Diane Keaton, con su vehemencia habitual, no tiene mayor relevancia que la de dibujar (bastante acertadamente, por cierto) un personaje. En ¡Porque lo digo yo!, la actriz da vida a lo que popularmente se llama una madre sobreprotectora que se cree a pies juntillas su declaración. El film es tan cursi y torpe como cabría esperar; bastante alejado de comedias románticas mucho más estimulantes, como Cuando menos te lo esperas, donde la propia Keaton vivía un romance otoñal con otro peso pesado de la comedia: Jack Nicholson.

Sin embargo, el cinematweet seleccionado apunta a una tendencia bastante humana y muy latina de elevar la maternidad a categorías cuasi divinas: desde el romanticismo de pensar en las madres como una suerte de ángeles de la guarda hasta el delicado asunto de convertirlas en mediadoras entre Dios y los hombres… Nadie cuestiona el rol específico de las madres y en la Biblia encontramos no pocos ejemplos de ejercicios responsables (y no tanto) de maternidad que han servido de inspiración para muchos personajes cinematográficos. Esperamos ir desgranándolos, poco a poco, bajo el biblicono genérico de MATERNIDAD (en preparación).

Madres de cine

El cinematógrafo tuvo dos padres (los hermanos Lumiere), e incluso un tercero (Edison), pero carece de madre. A no ser que otorguemos tal credencial a la cámara, algo más que un juguete óptico, como sus predecesores: el zoótopo, la linterna mágica y el praxinoscopio.

La maternidad, y concretamente, las madres como personaje son una constante en la historia del cine y la televisión. Desde los hermanos Baños, pioneros del cine en Catalunya, que ya rodaron “La madre” en una de sus primeras bobinas (1912) hasta “Philomena”, pasando por las madrastras Disney y el “Mamma Mia” de la Streep, las películas no han dejado de abordar el rol de las madres en todo tipo de relatos.

Madres sufridoras o justicieras, tiernas y cariñosas, temibles y psicópatas; madres que cumplen cien años o a las que les gustan las mujeres; madres guerreras y sobreprotectoras; madres muertas, ausentes, enfermas, débiles; madres coraje, vengadoras, heroínas y espartanas; madres vírgenes, solteras o de alquiler; a la fuerza o a las que sus hijas le buscan novio; madres políticas, madrastras y madrazas; madres alegres o dolientes, deseadas y que seducen, divorciadas y abandonadas; madres cómplices y traidoras, desprendidas o posesivas, resignadas o reivindicativas; madres educadoras y cantarinas, resucitadas o desmemoriadas; madres con hijos increíbles o que albergan la semilla del diablo; madres mudas o que no callan ni bajo el agua; madres valientes o perezosas, madres que no salen de casa o que huyen de Terminators; madres que son brujas, o diosas, o extraterrestres o con hijos alienígenas; madres que mueren al dar a luz, que pierden a sus hijos, se los roban o los dejan solos en casa; madres rockeras, timadoras y atracadoras de bancos; que inventan falsos padres o enseñan a leer a desconocidos y a cantar a las ranas; madres asesinas, poseídas, ambiciosas; madres irrepetibles e insoportables, a las que se rinde tributo o se las tira del tren; madres que disparan o que cantan canciones de ABBA; madres que dicen que la vida es una caja de bombones o que se comen al perro; madres cibernéticas, madreselvas, células madre, madre tierra, placas madre y madre de todas las guerras.

© Jonathán Gelabert

Licencia de uso

Los textos de Biblia&Cine son propiedad de sus respectivos autores (equipo y colaboradores) y están disponibles en la web bajo una licencia Creative Commons, lo que significa que pueden utilizarse o generarse obras derivadas a partir de ellos siempre que se cite su procedencia y no sea con finalidad comercial. En cuanto al material gráfico, todas las imágenes pertenecen a las distribuidoras cinematográficas y tienen copyright. Aunque se trata de material promocional, deben respetarse tales derechos y atribuirlos a quienes corresponden.

Licencia Creative Commons

Si generas obras derivadas de nuestros contenidos textuales, o los utilizas, te agradeceríamos que nos lo cuentes y lo reflejes en los comentarios. Esto nos permitirá conocer la divulgación y alcance de los mismos y, sobre todo, servirá de ejemplo y orientación a otros para sacarles el máximo partido. También puedes enviarnos tu propio material para estudiar si podemos incluirlo en nuestras listas. Gracias.

Enlaces

Todos los materiales que recomendamos están alojados en sus respectivas fuentes de origen en la Red. En Biblia&Cine no reproducimos contenidos externos sin permiso, salvo con las limitaciones propias del derecho de cita. Únicamente enlazamos estos contenidos para que los usuarios puedan acceder fácilmente a ellos. Nuestra labor permanente de búsqueda y selección de materiales tiene el propósito de agrupar temáticamente contenidos de calidad que pueden resultar útiles para nuestros usuarios. Sin embargo, estos materiales pertenecen a sus respectivos autores y pueden estar bajo licencias de copyright o de copyleft.

Si eres autor de alguno de estos contenidos y no deseas que figure el enlace en nuestras listas, comunícanoslo para que lo retiremos.

Donaciones

Como todo proyecto de Bibliasfera, Misioneros en el Sexto Continente, la labor de Biblia&Cine no está remunerada, pero exige un compromiso de esfuerzo, tiempo, talento y dinero. Todos los materiales propios están disponibles gratuitamente para los usuarios registrados.

Si consideras que nuestro trabajo merece tu apoyo puedes echarnos una mano con total libertad.

  • Oops Twitter isnt working at the moment