Warning: Declaration of Walker_Category_Filter::start_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker_Category::start_el(&$output, $category, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /home/bibliasf/public_html/bibliaycine/wp-content/themes/setinstone/inc/portfolio-categories.php on line 0
Por qué películas como "Noé" destruyen más que construyen (Segunda parte) - Biblia&Cine | Lecturas audiovisuales desde la fe - Biblia&Cine | Lecturas audiovisuales desde la fe

© Paramount Pictures. All rights reserved

Expuestas anteriormente las bases que dan la respuesta general al título genérico de este trabajo, paso a enumerar las razones por las que, a mi modo de ver, películas como Noé destruyen más de lo que construyen (la lista sería muy larga, por cierto):

1. Invenciones

Una cosa es interpretar el texto. Una cosa es darle personalidad y contenido a los personajes. Otra muy diferente es inventarse tanto y tanto. Ante un público que, en su mayoría, no va a molestarse en investigar, las invenciones de Aronofsky hacen ver la historia de Noé como algo totalmente fantasioso, mucho más propio de una fábula, de una leyenda, que de una historia bíblica. La Biblia no sale bien parada a los ojos del público tras ver Noé.

2. Manipulaciones

Algunas de las invenciones van más allá. El castigo de los demonios, la comisión genocida de Noé, confirmada también por Matusalén, junto a muchos otros detalles, hacen que el Creador sea visto como un ser distante, implacable y nada preocupado por el bienestar o malestar en la Tierra. Es algo así como el padre que nunca está en casa y, cuando aparece, es para echar la bronca por todo lo que está mal. Solo que, evidentemente, las “broncas” del Creador tienen otras proporciones. Ese es el Dios que presenta Aronofsky. Dios no sale bien parado a los ojos del público tras ver Noé.

3. Ignorancias

No podemos esperar que una persona que no es creyente comprenda el concepto de relación con Dios. Pero yo, como cristiano, entiendo que la mayor preocupación de Dios durante la historia de la humanidad ha sido precisamente tener y mantener una relación personal con cada hombre y mujer de este planeta. Su esfuerzo por lograrlo tuvo como culminación total y absoluta la entrega de Su propio Hijo. La relación con Dios no es algo veleidoso, subjetivo o, como aparece en la película, totalmente lleno de sombras. Se puede tener una relación personal con Dios. Se puede. Y es lo más precioso que le puede pasar a cualquier ser humano. Pero la relación personal con Dios no sale bien parada a los ojos del público tras ver Noé.

4. Malas intenciones

© Paramount Pictures. All rights reservedNo quiero parecer simplista, pero en este mundo suceden dos tipos de eventos: Los que Dios promueve y los que Dios permite. Los que Él ni promueve ni permite no llegan a suceder, y por eso no están en ese grupo. Como cristiano, creo que debo identificarme, apoyar y alegrarme por los que Dios promueve. Soportaré los que Él permite, y esperaré que Él, en Su misericordia y gracia, permita que algo bueno salga de ellos. Pero mi bando es el de Dios. Los eventos que Él permite no provienen de Su voluntad, aunque estén dentro de Su plan, pero no por deseo, sino por permiso, que es muy distinto. Por lo tanto, si yo quiero que se cumpla en mí Efesios 4:13, me alinearé del lado de los eventos que sí son la voluntad de Dios, o lo intentaré al menos. En el precioso y completo plan de salvación de Dios para la humanidad, yo formo parte como cristiano, siendo embajador y transmisor de Su mensaje. Él promueve eventos para que dicho mensaje alcance a las personas. Aronofsky no pretende ser parte de ese plan, ni mucho menos. Su Noé no es un evento promovido por Dios para la extensión de Su mensaje. Es, tristemente, un evento permitido por Él y, a pesar del cual, Su gracia y misericordia pueden alcanzar a otros. Pero no ayuda, sino todo lo contrario. El trabajo para llevar el mensaje de la salvación a otras personas no sale bien parado a los ojos del público tras ver Noé.

Podría dar muchas otras razones, que tienen que ver con las necesidades espirituales de las personas a nuestro alrededor con las que convivimos a diario. Puedo afirmar, sin ningún género de dudas, que Noé no me ayuda en mi trabajo. Pero me estorba muchísimo. Hay muchas situaciones y sucesos trágicos y/o malvados en el mundo de los que se ha extraído algo bueno. Pero eso no valida ni clasifica como buenos a dichos sucesos. ¿Podrá sacarse algo bueno de Noé? Claro, como de todo en esta vida. Pero, cuando la sensación es que, en realidad, debería decirse que «podrá sacarse algo bueno a pesar de Noé», eso nos indica claramente que Noé destruye más de lo que construye.

© Fernando Plou


Existe un porteofolio de este film en el que podrás encontrar sinopsis, ficha técnica, trailers, clips, material gráfico y contenidos relacionados por categorías: reflexiones, análisis y recursos.

» Acceder al porteofolio

  • Oops Twitter isnt working at the moment